Y no abandonamos los vídeos porque Justin Bieber hoy protagoniza uno de excepción. Hace unas semanas recibió un Fisker Karma por su compromiso con el medio ambiente, su fanatismo por los vehículos respetuosos con él, etcétera... Y claro, los de Fisker pensaron que una buena promoción sería regalarle una unidad al joven cantante. Bien, ¿seguro que ha sido una buena promoción?

Ahora Bieber, ha convertido toda esa carrocería tan limpia y ecológica en algo menos común y verde, el cromo forma parte fundamental del nuevo Karma de Justin Bieber y a mi no me parece que sea bonito. Es llamativo, los medios de comunicación más amarillos estarán encantados con poder cubrir sus informativos con esta noticia (y sino mira al vídeo que hay después de este texto) pero no creo que en Fisker anden igual de contentos.

Su bebé, su joya de la corona ha sido mancillada, ya no se habla del Karma como una berlina eléctrica, respetuosa con la madre naturaleza, no. Ahora el comentario ha pasado a ser, mira lo que ha hecho Justin Bieber a su coche. Como verás, no es una buena campaña de publicidad. ¿Tú que opinas?