Los rumores se han acabado y es que viendo el crecimiento que se prevé para Audi en los próximos años, el consejo de administración ha decidido que es el momento perfecto para construir su primera fábrica en América del Norte, concretamente en México. Aún no saben la localización, y será un proceso que les llevará todo lo que resta de año así que habrá reuniones con casi todos los ayuntamientos que ofrezcan algo interesante para montar ahí su nueva factoría.

Está prevista para que entre en funcionamiento en 2016 y ya se estima que su primer encargo sería la fabricación de la segunda generación del SUV compacto Q5, un modelo que está siendo un gran éxito de ventas en su segmento y que sobre todo, está dando importantes ingresos a la marca.

El CEO de Audi, Rupert Stadler dijo que México ofrece una excelente base económica para las operaciones de producción de Audi para la fabricación de nuevos vehículos. También añadió que una buena infraestructura, unos costes competitivos y otros acuerdos de libre comercio jugaron un papel decisivo en la elección de México.

Pero no por ello tienen que abrir nuevas fábricas, sino salvaguardar las que ya tienen, y en este aspecto, se mostró muy claro afirmando que esta decisión les ayudará, primero a aumentar su posición en el mercado, y segundo, beneficiará a las fábricas operativas desde hace años porque podrán perfeccionar todavía más sus productos.

Audi dice que esta instalación es una parte crucial de los planes de la compañía para vender dos millones de unidades al año para 2020, incluyendo 200.000 vehículos al año en los Estados, frente a los 117.000 del pasado año.

Esta decisión se enmarca dentro de la competitividad y es que Volkswagen ya abrió una fábrica en Chattanooga, Tennessee (Estados Unidos), BMW tiene una en Carolina del Sur y Mercedes en Alabama. Sólo faltaba Audi y ya se ha posicionado.