Es una de las muchas novedades que Volkswagen ha traído al Salón del Automóvil de Ginebra y lo ha hecho pensando en aquellos que practiquen Kayak Freestyle. Cuando una marca lanza una variante pensada para el transporte de todo lo necesario para un deporte, es porque ha habido muchas notas en los buzones de sugerencias que demandaban un modelo con estas características tan peculiares.

No te engañes, no deja de ser un concept, pero tiene algunos detalles que bien podrían salir en una unidad de producción, caso del tamaño, que es 85 mm más alto y 35 mm más ancho que el Amarok de serie, y los dos peldaños de acceso motorizados para entrar y salir del vehículo con toda la comodidad necesario. Como es lógico, estos peldaños se esconden una vez el coche se ha puesto en marcha.

Con estas nuevas dimensiones, los pasos de rueda y los correspondientes guardabarros han tenido que ser retocados para que entren los enormes neumáticos 275/65 R18. El color, como habrás visto en estas fotos, es algo raro y te cuento por qué. Se trata de una pintura tricapa, que se ha denominado como Baladi Orange, con un acabado en efecto perla de color rojo anaranjado y que le da ese toque tan espectacular a un simple Amarok.

Pero lo más importante radica en su zona de carga, que ha sido rediseñada para que encajen a la perfección dos Kayak y todo el equipo necesario. Para sujetarlos, se fijarán tanto al suelo como al techo de la cabina gracias a un sistema que garantiza que de ahí, no se moverán. Como tampoco lo hará el resto del equipo, que se alojará en los distintos huecos portaobjetos de la zona de carga y es que los cascos, remos, chaleco, etcétera, tendrán un hueco pensado exclusivamente para ellos. Y para que nada se pueda salir de su sitio ni tan siquiera resvalar o inundar de agua, el suelo de la caja de carga irá revestida con neopreno, un material ideal para que todo esté bajo control.

Si volvemos a mirar el exterior, y espero que lo hagas almenos un par de veces más, te darás cuenta de los nuevos faros que hay en el techo y que darán ese toque extra de luz para conducir con total tranquilidad por las vías más oscuras. Los faros traseros están oscurecidos para aderezar ese toque deportivo en un vehículo que aspira a ser lo más polivalente para los practicantes del Kayak.

En el habitáculo destaca el tapizado de cuero bicolor y la nueva instrumentación, que destaca gracias a los dos inclinómetros y a la brújula.

Y como es lógico, la tracción y el motor empleados están a la altura del concepto. El sistema 4MOTION con tracción a las cuatro ruedas, una caja de cambios con reductora y diferencial de bloque en el eje trasero unidos al motor de 2 litros diesel TDI con 180 CV de potencia, aseguran que podemos salir airosos de cualquier situación gracias a su enorme par, 400 Nm, y sobre todo, a las bondades de la reductora.

A modo de extra, el prototipo cuenta con sus propios kayak realizados en fibra de carbono así como los remos, chaleco salvavidas, calzado de rafting, cascos protectores, guantes...y un largo etcétera, para que la aventura sea perfecta desde el primer momento. Eso sí, te repito, esto no deja de ser un concept, una idea que no tiene porque llegar a la realidad... aunque espero que lo haga.