La primera sensación al ver estas imágenes ha sido muy rara, podríamos definirla como un ¿qué demonios es eso?. Y creo que tu has pensado algo similar. Está alejado del concepto de vehículo eléctrico conocido de alguna marca y tampoco tiene ningún tipo de identificativo con el que podamos averiguar algo más.

La teoría que cobra más fuerza es la de que se trata de un vehículo destinado a probar componentes para automóviles y es que las fotos pertenecen a las instalaciones de un proveedor de piezas para coches en su pista privada al norte de Suecia. Pero como es lógico, puede darse el caso de que se pruebe no sólo algunas piezas, sino un vehículo nuevo descarrozado para evitar llamar mucho la atención o dar más pistas de las necesarias.

Las formas del coche son muy peculiares y destaca mucho el tamaño del coche. Pequeño, muy pequeño, casi que se ve imposible verlo más allá de la ciudad, o yo por lo menos, no me arriesgaría a sacarlo a una autovía.

Lo que si sabemos con total seguridad, es que el piloto se lo pasó en grande, y más que una prueba de resistencia, parecía un juguete para mayores, el perfecto complemento a una bonita estancia en Suecia.

Vamos a tener que estar atentos a las futuras novedades en el terreno de los eléctricos, porque esto nos ha descolocado a todos un poquito. ¿A tí que te parece?