Los conductores de coches híbridos o eléctricos, deben saberlo bien. Y es que la mayoría de estos vehículos, utilizan un sistema de energía regenerativa, que parte de éste proviene de cuando frenamos. Y es que cuando frenamos, la energía cinética acumulada en el movimiento de las ruedas, puede volver a ser recuperada cuando la fricción de los frenos interactúa con éstas. De esta forma, parte de ésta energía se almacena en las baterías cuando deceleramos. Sin embargo, esto podría cambiar, ya que podríamos ver unos nuevos frenos capacitivos, que recuperarían la energía con mayor eficacia.

Y es que es justo la eficiacia lo que limita que podamos regenerar nuestras baterías con mayor rapidez, y es que parte de este rendimiento, se disipa debido a las fuerzas de rozamiento, y no van a parar a las baterías. El caso es que unos nuevos super capacitores, podrían cambiar este hecho. Y es que a diferencia de las grandes baterías, que almacenan energía químicamente, los grandes capacitores lo hacen gracias a un campo eléctrico, por lo que se pueden cargar (y descargar), de una forma muy rápida.

De esta forma, los grandes capacitores sólidos, podrían dar paso a nuevos frenos totalmente eléctricos, ya que podrían absorver toda la energía que éstos puedan captar, suplantando totalmente a los frenos de fricción. De esta forma, la energía que se pierde en forma de calor por culpa de la fricción y el rozamiento, no se perdería, mejorando por lo tanto el rendimiento de estos frenos.

Además, también se mejorarían otros aspectos de los coches híbridos o eléctricos. Hablamos de las sensaciones al volante, ya que al pisar el freno no los sentiríamos "de forma esponjosa", como muchos conductores describen la frenada regenerativa. Además, también se podría mejorar el peso, ya que los componentes que suelen estar asociados a los frenos tradicionales, suelen ser muy pesados, para así poder detener las inercias de grandes masas.

Estos super capacitores están siendo desarrollados en la Universidad de Minnesota y la Universidad de North Texas, usando nanotubos de carbono recubiertos de algodón y papel, en un estado completamente sólido. Estos super capacitores son mucho más pequeños, seguros y flexibles a la hora de producir, por lo que cuando estén listos para su producción en masa, podrían empezar la lanzarse los primeros modelos ecológicos que utilicen frenos totalmente eléctricos y más eficiente. Tiempo al tiempo.