Las competencias de largo aliento, conocidas en inglés como “endurance”, han sido el terreno ideal para que las automotrices desarrollen y realicen pruebas de campo de las innovaciones tecnológicas que luego se pueden encontrar en los coches de calle. La exigencia de las carreras de 6, 12 y 24 horas ponen a prueba la resistencia de distintos elementos y mecanismos cuando son llevados al extremo y exigidos a máxima velocidad.

Es por ello que las 24 Horas de Le Mans han sido testigo de algunos desarrollos innovadores, como las motorizaciones diesel de Audi y Peugeot para coches de carreras, algo impensado durante el siglo pasado.

Pues bien, quien ahora utilizará la mítica competencia francesa será la japonesa Nissan, quien anunció que se asoció a un equipo integrado por diferentes especialistas para desarrollar el DeltaWing, un vehículo experimental que será, cuando pise el asfalto de Le Mans, el coche de mayor desarrollo tecnológico de la competencia.

Nissan aportará el motor de 1.4 litros DIG-T (Direct Injection Gasoline - Turbocharged) que entregará una potencia de 300 caballos, suficientes para que el DeltaWing marque los mismos tiempos de vuelta que los coches de la clase LMP1 y LMP2, pero con la mitad de la potencia que desarrollan estos coches. Esto es así gracias al innovador diseño del modelo, que pesa la mitad que y ofrece el 50% menos de resistencia aerodinámica que un coche de carreras convencional.

El proyecto ha sido impulsado por el diseñador británico Ben Bowlby, el promotor de eventos y equipos Don Panoz Motorsport, la empresa dirigida por el ex piloto de Fórmula 1 Dan Gurney, All American Racer, Duncan Dayton, máximo responsable de Highcroft Racing y Michelin Tyres North América.

Por sus características técnicas y formato, el modelo solo participará como invitado en la carrera, utilizando el número 0 y ocupando el “Garaje 56”, el sitio reservado a los coches experimentales. Por supuesto, el Nissan DeltaWing no sumará puntos para ninguna de las categorías.

"Con el paso de los años, las reglas de las competiciones de motor son cada vez más estrictas. Los coches de carreras son prácticamente iguales y la tecnología usada tiene menos relevancia para el desarrollo de modelos de serie. Nissan DeltaWing aspira a cambiar esta situación y por ello era una opción obvia para nosotros formar parte de este proyecto" declaró Andy Palmer, Vicepresidente Ejecutivo de Planificación Global de Producto en Nissan. Y agregó: "Pero este es sólo el comienzo de nuestra participación. Nissan DeltaWing incorpora un gran número de ideas altamente innovadoras de las que podemos aprender muchas cosas. Al mismo tiempo, nuestros recursos de ingeniería y el compromiso de impulsar la máxima eficiencia en el consumo de combustible a través de nuestra estrategia Pure Drive, permitirán a DeltaWing convertirse en un banco de pruebas de innovación para Nissan. Este anuncio da a Nissan la oportunidad de convertirse en una parte de un proyecto atrevido y diferenciado en competición, y que podría definir el futuro de este deporte".


Los pilotos confirmados para llevar adelante el vanguardista coche de carreras serán el escocés Dario Franchitti, uno de los protagonistas de la IndyCar obteniendo los campeonatos de 2007, 2009, 2010 y 2011 y el alemán Michael Krum, actual campeón de GT1.

El primero contacto del DeltaWing con el asfalto de un circuito será el próximo 15 de Marzo en Sebring, Estados Unidos.