Hace unos meses te desvelamos los planes de futuro de Maserati, y muy poquito tiempo después, ya hemos podido ver las primeras unidades del Quattroporte dando vueltas por Nürburgring, eso sí, convenientemente camuflado para no levantar muchas más sospechas.

La fabricación y puesta a punto de un Maserati no es fácil, por un lado pertenecen al grupo Fiat y deben usar componentes y tecnología heredadas de ese mismo grupo, ya la vez ofrecer un plus de deportividad, exclusividad e irracionalidad que forman parte del ADN de la marca del tridente. Con estas premisas se ha trabajado en el nuevo Quattroporte y es que montará un motor de origen Ferrari, se estima que será un V8, pero convenientemente revisado para ofrecer tanto la deportividad y prestaciones necesarias como la suavidad y confortabilidad que se exige en una berlina de estas características.

Para esto, se contará con una nueva caja de cambios de 8 relaciones y el sistema Start&Stop para homologar unas cifras de consumo medio y de emisiones algo más reducidas, aunque estoy convencido que el comprador de Maserati Quattroporte no debería preocuparse en exceso de este apartado.

Tiene un buen nicho de mercado, un hueco que ya abrió hace unos años, el de las berlinas de lujo deportivas, y al que se le ha unido un duro rival, el Aston Martin Rapide, por lo que el trabajo de los desarrolladores italianos debe ser excelente. Y es que reconozcamos que un simple Panamera o Serie 7, no estarán a la altura (si hablamos de concepto) del Quattroporte. A continuación, la galería completa con las fotos espía.