A pesar de tener una buena base para dedicarla a preparaciones o ediciones especiales, el Dodge Challenger no es un coche del que se hable habitualmente en este tipo de cometidos. Pero siempre tiene que haber una excepción, hecha por la propia Dodge presentando el Challenger Rallye Redline durante la celebración del Festival de Primavera LXs en California.

El Rallye Redline toma como base al Challenger SXT Plus, por lo que el nivel de equipamiento es similar. Las diferencias radican principalmente en el apartado estético, ya que esta versión se distingue por cuatro nuevos coloresBright Silver Metallic, Tungsten Metallic, Bright WhitePitch Black, todos ellos atravesados longitudinalmente por una línea tipo "carreras".

Pero esta no serán las únicas diferencias, ya que a las llantas de 20 pulgadas se le han añadido detalles en rojo mientras que el interior cuenta con una palanca de cambios de Mopar, volante de cuero con levas del cambio en zinc, asientos en cuero rojo y tapicería en gris.

Mecánicamente no se producen modificaciones en su V6 de 3.600c.c. con 305c.v. de potencia, aunque si se han ligeros que retoques que optimizan su rendimiento. Por ejemplo, el ratio ahora de la caja de cambios automática de 5 velocidades es ahora de 3.06:1 por los 2.65:1 que tenía anteriormente, el sistema de dirección ha sido calibrado y otorga un 25% más de rapidez en el giro y los frenos se han sustituido por unos mayores que garantizan una frenada aun más eficaz.

Por último, viene equipado con el paquete Super Sport Group con una suspensión delantera un 42% más firme y un 22% más en la parte trasera, además de que se ha sustituido las barras estabilizadoras por unas de 1,18 pulgadas delante y 0,78 pulgadas detrás.

El Dodge Challenger Rally Redline estará disponible en los concesionarios americanos a partir del mes de abril aunque ya es posible realizar tu pedido, eso sí, siempre y cuando dispongas de los $28.745 que tendrá como precio inicial.