Como se nota que estamos en una crisis casi sin precedentes y ni las grandes marcas pueden iniciar procesos de desarrollo de nuevas tecnologías en solitario. Ahora el turno le ha llegado a BMW y a Toyota, que hace unos meses ya nos avisaron que estaban tramando algo muy serio, y ahora sabemos que iniciarán un proceso de investigación colaborativa  en el ámbito de la próxima generación de baterías de iones de litio.

Junto a esta colaboración en el marco de las baterías, el acuerdo ahonda un poco más y han trazado un plan a medio-largo plazo para ayudarse en la próxima generación de vehículos respetuosos con el medio ambiente apoyándose en las futuras tecnologías que consigan desarrollar. A parte, BMW ha acordado suministrar a la división europea de Toyota, los motores diesel de 1,6 y 2 litros con cuatro cilindros a partir de 2014.

Del acuerdo, se desprenden muchos más apéndices y es que no sólo se han centrado en las baterías, sino en conseguir una colaboración que hará mucho daño a alianzas como Renault-Nissan o GM-PSA y es que cuando se juntan dos fabricantes tan importantes como el Grupo BMW y Toyota Motor Corporation, todos saben que tienen que empezar a temblar un poquito.

El resultado será muy sencillo; BMW tendrá ahora una buena gama de motores híbridos gracias al gran conocimiento en el tema por parte de Toyota, y esta última se hará con una importante dotación de motores diesel eficientes y prestacionales. Al final, sólo ganaremos nosotros, los consumidores.