Tal y como estaba previsto, todos sabíamos que hoy mismo Tesla iba a ser noticia, por ser la primera marca en fabricar el primer Crossover eléctrico del mundo. Y es por ello que hoy mismo, Tesla ha presentado el Tesla Model X, un coche que compartirá en un 60% las mismas partes del Model S que se presentó no hace mucho. Esto hará que la fabricación de ambos modelos sea más eficiente, y despeje las posibles incógnitas que pudiesen tener los compradores a cerca de si Tesla va en serio o no con este tipo de modelos eléctricos. Sin embargo, lo que hará que este Model X sea un coche muy diferente, será ese otro 40%.

En principio, hay que destacar que es un modelo que será capaz de albergar hasta siete pasajeros, junto con un maletero bastante grande para las maletas. Además, la mayor ambición por parte de Tesla, ha sido desarrollar un modelo que sea capaz de ofrecer un rendimiento tan bueno o mejor que un sedán. De hecho, para un modelo tan grande como el Model X, tan sólo pesa un 10% más que un sedán tradicional, gracias al diseño de sus puertas traseras.

Unas puertas traseras que serán conocidas como "falcon wings", y está diseñadas por la propia Tesla. Y es que estas puertas no se abren de una forma tradicional como las típicas alas de gaviotas. En su lugar, este tipo de puertas tiene dos articulaciones que hacen que puedan plegarse sobre sí mismas, lo que hace facilitar su acceso en lugares de poca maniobrabilidad. Es por ello por lo que las han bautizado como alas de halcón, y no de gaviota.

Una presentación a la que asistió el propio CEO de Tesla, Elon Musk, quién reconoció que será un modelo que costará entre los 60.000 y 90.000 $ (impuestos a parte). Un precio bastante atractivo para un modelo muy parecido al Model S, pero que en definitiva es un Crossover eléctrico. De hecho, es un modelo que en su versión estándar alcanza los 100 km/h en unos 4,4 segundos, lo que está muy bien para este tipo de modelos. De todas formas, y al igual que ocurre con las diversas variantes del Model S, es muy probable que haya versiones de 40 kWh, 60 kWh o 85 kWh, y que éste último ofrezca algo más de rendimiento, tal y como vimos hace unos días.

En cuanto al interior, nada demasiado destacable: los mismos cuatro asientos tipo bucket, y la misma pantalla táctil capacitiva de 17" que podemos encontrar en el Model S. Además, el diseño de mucho de los elementos interiores se parecen mucho, al igual que los materiales usados, y las modernas tapicerías. Sin embargo, hay que decir que este modelo tan sólo es un prototipo, por lo que el modelo final puede que difiera algo esteriormente e interiormente.

Es por ello que Tesla sigue con el desarrollo del Model X, y de hecho parece que ya está casi terminado por lo que no debería tardar demasiado en llegar al mercado americano. Tesla no ha especificado cuándo empezará su producción, pero todo parece indicar que tendremos que esperar al 2013.

Sitio Oficial: Tesla Model X