Aston Martin tendrá un futuro prometedor, algo que la casa inglesa nos había asegurado allá por el verano pasado pero que por el momento ha dejado como única gran novedad al Aston Martin V12 Zagato. La siguiente novedad que os traigo queda empañada por el V12 Zagato a pesar de tratarse del restyle del Vantage V8, pero es que es de esos restyle sutiles, de los que no se ven.

La verdad que los diseñadores de Aston Martin no se han ganado el sueldo con el restyle aplicado, ya que simplemente han incorporado las soluciones del Vantage S  al V8 tanto coupé como roadster. Por ejemplo, el parachoques delantero ha sido ligeramente rediseñado y ahora incorpora un splitter delantero, además de unos faldones laterales y un difusor trasero.

Pero no contentos con esto heredera también otros elementos mecánicos del Vantage S. Comenzamos con la nueva columna de dirección más rápida y precisa con un ratio 15:1 frente al 17:1 del modelo todavía actual; pasamos a unos mayores y potentes frenos de disco de 380mm y pinzas de seis pistones; y terminamos con la posibilidad de instalar de manera opcional el cambio Sportshift II de 7 velocidades (antes era de 6 velocidades y de serie equipa una manual de también 6 velocidades). Lo que no sufre cambios ninguno será su potencia, manteniendo sin cambios al V8 de 4.700c.c. con 420c.v.

El restyle del Aston Martin Vantage V8 ha sido confirmado para el Salón de Ginebra. Tómese como referencia para nosotros, el precio en Alemania del restyle será de unos 108.500€ tanto para la versión coupé como roadster.