Todos sabemos los ambiciosos planes que tiene en mente Cadillac para su futuro. Y es que la marca americana, piensa en expandirse por China y países asiáticos, además de Europa. Y para ello, Cadillac no sólo se dedicará a introducirse en nuevos mercados, sino que tambien quiere ampliar su oferta. Es por ello, que Cadillac ya tiene en mente sus nuevos XTS, y el recientemente estrenado ATS, del que hasta hace poco la marca americana estaba realzando pruebas en Nürburgring. El caso es que Cadillac también tiene en mente un rumoreado 7 asientos para dentro de unos años, así como un nuevo rival del BMW X3. Un modelo de alto lujo que bien podría añadirse al lineup de SUV's y Crossovers que tiene Cadillac actualmente.

Por supuesto, este nuevo modelo sería mas pequeño que el Escalade, ya que el objetivo de este nuevo modelo sería el BMW X3 o el Mercedes GLK, y estaría posicionado justo por debajo del actual Cadillac SRX. Una información que de momento no es nada oficial, y de hecho se extrajo de unas declaraciones del Vicepresidente de Ventas de Cadillac, Kurt McNeil, durante una entrevista de Bloomberg en el pasado Salón de Detroit 2012, ya que tal y como reconoció McNeil: "de momento estamos mirando algunas opciones", aunque también ha reconocido que no hay ninguna decisión tomada... aún.

Y es que este nuevo modelo podría ser clave en la política de expansión a nivel internacional que tiene en mente Cadillac, y que requerirá de modelos posicionados por debajo del actual CTS. De hecho, ya hemos dicho anteriormente que el nuevo ATS recientemente presentado coincide con la misma filosofía que quiere Cadillac para el futuro. Modelos más asequibles sin perder la esencia y lujo de Cadillac. Y el ATS es un modelo de acceso, mucho más asequible que el actual CTS.

También hay que decir que el segmento de los SUV's y Crossover compactos son los segmentos que más están creciendo, por lo que el Crossover SRX no es suficiente para atender a una nueva demanda, a pesar del aumento del 11 % de sus ventas en el año 2011. Es por ello que un modelo muy del estilo del BMW X3, sería una apuesta casi seguro para el gigante americano.