Primero fueron los motores turbo-alimentados, como es el caso del BMW Serie 1 M Coupe y el nuevo M5. Después llegaron los todo-terreno, con el X5 M y el X6 M como abanderados de una nueva gama de SUV de altísimas prestaciones. ¿El siguiente paso? Motores diésel. Si hace 5 años me hubiesen dicho que BMW M GmbH iba a hacer un giro de este calibre, sinceramente, no me lo hubiese creído. De momento lo único que tenemos es un misterioso video, aunque en BMW Blog parecen tener ya todos los detalles de esta particular creación.

Para empezar, el todo-terreno que se ve en las imágenes recibirá el nombre de BMW X6 M50d, aunque también habrá una versión para el Serie 5, llamada M550xD. Bajo el capó se esconderá el habitual seis cilindros turbo-diésel de 3.0 litros, aunque revisado convenientemente para poder ofrecer una potencia de 381 CV y - ojo - un par de ¡¡740 Nm!! Todo ésto, homologando un consumo de tan solo 6,3 l/100 km, lo que a su vez le garantiza una autonomía de 1.200 km. Impresionante, ¿no? No obstante, darle el apellido M a un modelo propulsado por un motor turbo-diésel, aunque cuente con más de 700 Nm de par máximo, no sentará nada bien a los más puristas - entre los que me incluyo.

Para conseguir estas cifras de par y potencia, en BMW M GmbH recurrirán a la tecnología triple-turbo de la que ya hemos hablado en alguna ocasión. Dos turbos convencionales serán los encargados de trabajar a medio y alto régimen, mientras que un tercero, accionado eléctricamente, será el encargado de eliminar cualquier rastro de turbo-lag a bajas revoluciones. No quiero pensar lo que debe empujar un motor así, más si tenemos en cuenta que la tracción irá dirigida a las cuatro ruedas. En este sentido, todo apunta a que la aceleración de 0 a 100 km/h se situará por debajo de los 5 segundos, mientras que la velocidad máxima estará limitada electrónicamente a 250 km/h.

Aunque no se trata de un modelo M al uso (para eso ya está el X6 M de 550 CV), la estética estará bastante cerca de la de la versión de BMW M GmbH - incluyendo llantas y parachoques. A la postre, el único rival con el que tendría que luchar esta particular versión "petrolera" seria el Audi Q7 6.0 V12 TDI, un monstruo de 500 CV de potencia y 1.000 Nm de par máximo. Aunque el modelo bávaro no pueda rivalizar en cifras de potencia y par con el tanque de Ingolstadt, sí lo hará en cuanto a comportamiento y dinámica, un aspecto donde se supone que ha de salir a relucir todo el buen saber hacer de BMW M GmbH.

La producción del BMW X6 M50d empezará en abril, después de que el modelo sea presentado en el salón de Ginebra de 2012. Será, eso sí, un modelo destinado únicamente para el mercado europeo. ¿Vosotros que opináis? ¿Soys de los que pensáis que un motor turbo-diésel no tiene cabida en BMW M GmbH o, por contra, creéis que 740 Nm bien merecen un hueco entre los modelos firmados con la letra M?

Vía: BMW Blog