Después de meses y meses mareando la perdiz, Toyota finalmente ha decidido presentar su flamante GT 86, el esperadísimo coupé asequible que durante mucho tiempo hemos conocido bajo las siglas FT-86. Sinceramente, parecía que este día no iba a llegar nunca. Desarrollado conjuntamente con Subaru, el nuevo modelo de Toyota está llamado a convertirse en una alternativa barata, divertida y prestacional, y es que esos son precisamente los tres pilares sobre los que se sustenta todo el proyecto.

El nuevo Toyota GT 86, como su nombre bien indica, es un tributo al Toyota Corolla AE86 Sprinter Trueno, un modelo de auténtico culto en su país de origen que se caracterizaba por ser rápido, divertido y no excesivamente caro. En este sentido, el nuevo coupé nipón promete cumplir con esos tres requisitos, tal y como se anunció desde un principio. Bajo el capó se esconde un motor bóxer de cuatro cilindros y 1.998 cc desarrollado por Subaru, con inyección directa, capaz de ofrecer una potencia de 200 CV a 7.000 rpm y un par máximo de 205 Nm a 6.600 rpm. A pesar de su carácter eminentemente deportivo, Toyota ha homologado un consumo de tan solo 7 l/100 km en ciclo combinado, una cifra muy a tener en cuenta dadas las características de las que hace gala el nuevo GT 86.

Visto lo visto, la verdad es que no se trata de un motor especialmente potente, sobretodo si tenemos en cuenta la facilidad con la que cualquier compacto deportivo del momento supera esa cifra (el Renault Megane Trophy se va a los 265 CV, por poner solo un ejemplo). No obstante, donde más se han centrado los ingenieros de Subaru - que son los que han llevado el peso del desarrollo técnico - es en el apartado dinámico. En este sentido, una de las claves principales sobre las que ha girado todo el proyecto ha sido mantener el peso a raya. El resultado es un coupé cuyo peso de queda en los 1.180 kilos (en vacío), una cifra que le permite acelerar de 0 a 100 km/h en 7 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 225 km/h.

Para garantizar grandes dosis de diversión al volante, los técnicos han recurrido a la tracción trasera como pilar fundamental sobre el que se ha desarrollado todo el proyecto. Gracias a un diferencial auto-blocante y a un control de estabilidad desconectable - muy poco intrusivo, según la propia marca - Toyota afirma que el nuevo GT 86 promete emociones fuertes a quien se siente tras el volante (un volante, por cierto, que mide tan solo 365 mm de diámetro, el más pequeño que se ha ofrecido nunca en Toyota). El reparto de pesos, por su parte, se sitúa en 53:47, con un centro de gravedad situado a tan solo 475 mm del suelo. En lo que hace referencia al cambio, Toyota ofrece un manual de seis relaciones o un cambio secuencial con levas tras el volante.

Estéticamente, el nuevo Toyota GT 86 no difiere mucho de lo que el fabricante japonés nos había ido mostrando en los diferentes concepts que ha presentado hasta la fecha (así como a las imágenes del catálogo que se filtró hace unos días). En líneas generales, se trata de un diseño francamente agresivo y musculoso, especialmente en los pasos de ruedas - unos pasos que quedan algo grandes con las llantas de 17" que el fabricante ofrece de serie. El frontal es bastante alargado en proporción a la carrocería, y bastante bajo en la parte más delantera, un hecho favorecido por la configuración y la posición del motor bóxer, la más baja de la categoría.

La zaga está presidida por un llamativo alerón trasero - más estético que funcional - y un difusor que integra las luces de marcha atrás y los pilotos anti-niebla. De el salen dos salidas de escape de generoso tamaño que, a tenor de lo que se ha podido ver en los primeros videos de unas pruebas realizadas en el Fuji Speedway, suenan la mar de bien. En el interior no se han hecho grandes concesiones al lujo y al confort, ofreciendo un diseño práctico y deportivo a partes iguales, sin más estridencias que las estrictamente necesarias. Eso si, el cuero y el símil de fibra de carbono están a la orden del día.

Otro de los pilares en los que se ha basado el proyecto es el precio, y es que Toyota no quería un rival para el Nissan 370Z sino un deportivo mucho más asequible. Aunque de momento no hay datos para el mercado español, se habla de un precio entorno a los 30.000 euros (el único precio oficial que se ha publicado hasta el momento son las 28.000 libras que costará en el Reino Unido, unos 32.600 euros al cambio). Lo curioso del caso es que este modelo se llamará GT 86 en Europa, Scion FR-S en Estados Unidos y simplemente Toyota 86 en Japón, haciendo honor a su antecesor, el mítico Hachiroku (que significa 86 en japonés). De momento sabemos que el nuevo coupé de Toyota será presentado esta semana en el salón de Tokyo, y que llegará a los concesionarios españoles a mediados del año que viene. Tan buen punto tengamos más información sobre precios, acabados y equipamientos os mantendremos informados.

¿Cuál es vuestra opinión del nuevo Toyota GT 86? ¿Ha merecido la pena la espera? ¿Es un digno sucesor del Toyota Corolla AE86 Sprinter Trueno? Para mi, la estética del nuevo GT 86 es excesivamente vistosa y llamativa - en especial las llantas, el alerón o los pilotos traseros. En comparación, el Subaru BRZ del que os hablamos hace un par de semanas parece una propuesta algo más conservadora, con una estética que, a pesar de ser casi idéntica a la del GT 86, cuenta con un punto más de discreción. Sea lo que sea, la verdad es que ya teníamos ganas de verlo...