Ford acaba de hacer público que el nuevo Ford Focus Electric saldrá a la venta en Estados Unidos al módico precio de $39.975. Se trata del primer coche totalmente eléctrico del fabricante norteamericano, pensado para rivalizar con el Nissan LEAF y el Chevrolet Volt en un mercado cada día más importante. No obstaste, ese precio puede verse reducido en $7.500 gracias a las deducciones que para este tipo de coches ofrece el gobierno. Aún así, $32.275 me resulta un precio algo elevado para un coche de estas características.

Después de todo, que los coches eléctricos, híbridos e híbridos enchufables son caros es algo que ya sabíamos y que no debería sorprender a nadie a estas alturas. Para muestra, un botón: el Nissan LEAF, el primer coche eléctrico en salir al mercado en nuestro país, tiene un precio de 35.900€ - 29.950€ contando las ayudas del gobierno. Por su parte, el Chevrolet Volt no se le queda atrás: en Estados Unidos puede ser tuyo por el módico precio de $41.000. Al cambio, eso son poco menos de 30.000€, aunque, visto lo visto, no sería de extrañar que Chevrolet acabase usando el tipo de cambio $1=1€ que también ha usado Nissan para el LEAF (curiosamente, el compacto eléctrico japonés tiene el mismo precio a ambos lados del Atlántico).

Centrándonos de nuevo en el Ford Focus Electric, éste cuenta con un motor eléctrico de 123 CV capaz de generar hasta 245 Nm de par-motor, el cual transmite la potencia al tren delantero a través de un cambio con una sola velocidad. La velocidad máxima se sitúa en los 136 km/h, una cifra aceptable para lo que viene siendo habitual, y Ford promete que sus baterías de ión-litio pueden recargarse en tan solo tres horas a través de una toma de 240V (Ford ofrecerá sistemas de recarga con paneles solares para aliviar un poco la factura energética familiar). El dato que no ha facilitado Ford, no obstante, es quizás el que más relevancia tiene en un coche de estas características: la autonomía. Teniendo en cuenta que el Nissan LEAF se mueve entorno a los 200 km (que en la vida real bajan a unos 120 km, según las primeras pruebas que se han publicado), lo más probable es que el compacto de Ford se mueva en esos términos.

Visto lo visto, pagar casi $40.000 por un coche de 123 CV y una autonomía que se desconoce me resulta, si más no, arriesgado. No obstante, por esa cifra obtenemos un compacto donde en términos de equipamiento no falta absolutamente de nada. De entrada, el Ford Focus Electric se comercializa con un solo nivel de acabado, el cual incluye elementos tales como el sistema MyFord Touch con pantalla de 8", dos pantallas de 4.2" para el conductor totalmente configurables, cámara de visión trasera y sensor de aparcamiento, sistema MyKey y arranque por pulsador, llantas de 17", sistema de navegación con activación por voz, control de tracción, sistema SYNC con conectividad vía Bluetooth, el cual nos puede dar indicaciones sobre el estado del tráfico, información de interés o del navegador por satélite, un equipo de audio firmado por Sony con nueve altavoces... e incluso una aplicación para smartphones llamada MyFord Mobile App, mediante la cual podremos monitorizar el estado de carga de las baterías e incluso encender el motor remotamente.

Aún así, ¿os sigue pareciendo caro? Pues, para mí, sí. Y la razón es bien simple. Tratándose de un coche 100% eléctrico, con una autonomía (es de esperar) entorno a los 200 kilómetros, está claro que para desplazamientos más largos necesitaremos un segundo coche - o un "primer" coche, según como se mire. Eso deja al Ford Focus Electric (lo mismo sirve para el Nissan LEAF) como el segundo coche, y es ahí donde el precio de casi $40.000 pierde todo su sentido.

¿Quien va a querer gastarse tanto dinero en un coche que solo sirve para distancias cortas? ¿qué pasará si queremos hacer desplazamientos más largos? ¿o irnos de fin de semana? Sinceramente, no le acabo de ver el sentido a coches eléctricos con un precio tan elevado. Los híbridos enchufables, aunque similares en precio y prestaciones, son infinítamente más racionales, dado que un pequeño motor de combustión se encarga de generar electricidad cuando se agotan las baterías, lo que puede llegar a triplicar la autonomía llevándola hasta los 600 km. Ese es el caso, por ejemplo, del Chevrolet Volt o del Volvo V60 Plug-in Hybrid.

Teniendo en cuenta que, visto lo visto, el precio que tienen en Estados Unidos muchas veces llega a Europa tal cual (como es el caso del Nissan LEAF: $36.050 en Estados Unidos, 35.950€ en España), pagar casi 40.000€ por un Focus eléctrico me parece exagerado. Pensad que, a día de hoy, el Ford Focus más prestacional y exclusivo es el 2.5 ST de 225 CV, el cual sale por 27.850€. De hecho, incluso el Ford Focus ECOnetic y su consumo de 3,5 l/100 km me resultan una opción mucho más coherente. De todas formas, hasta que el Ford Focus Electric no llegue a España y se publique su precio oficial (así como las ayudas que dará el gobierno para incentivar la compra), todo esto es hablar por hablar.

Sea lo que sea, ¿vosotros qué opináis sobre el Ford Focus Electric y su precio de $39.975? ¿lo encontráis caro? ¿os sorprende?