Hace escasos días os hablábamos de los planes de Tesla de cara al futuro más próximo. Uno de los anuncios que más llamaban la atención era el cese de la producción del Roadster, el biplaza que más ha contribuido a fortalecer la reputación de a la marca en los últimos dos años, para de esta forma dar cabida al Model S en la única línea de montage de la que disponen. En otras palabras, se entiende que el desarrollo de la nueva berlina del especialista norteamericano está cada vez más cerca de llegar a su fin. Prueba de ello son las últimas fotografías que ha publicado Tesla, donde nos descubre el Model S Alpha, una de las unidades de pre-producción que se están usando para el desarrollo del mismo, y que cuenta con ligeros retoques estéticos respecto a lo que conocíamos hasta la fecha.

El desarrollo de la nueva berlina eléctrica se ha dividido en dos fases diferentes, Alpha y Beta, y el Model S Alpha es precisamente el resultado de la primera. Como se puede ver en las imágenes, se trata de un modelo con una estética bastante más agresiva que la del concept original, con unos parachoques y unos grupos ópticos más afilados, y con un aire general ciertamente más trabajado y menos concept. Las entradas de aire, en este sentido, han ganado en volumen, así como las nervaduras del capó o el nuevo difusor trasero. No obstante, yo soy de los que piensan que la primera versión del Model S, con una línea mucho más simple y lejos de las estridencias del modelo revisado que hoy nos ocupa, estaba mucho más cerca de la esencia de la marca de lo que lo está el Model S Alpha. Para entendernos, creo que ha ganado en agresividad, pero que ha perdido bastante en cuando a personalidad. En definitiva, se ha japonesizado.

En lo que hace referencia a los aspectos técnicos de la nueva berlina eléctrica premium, sobre el papel todo se mantiene igual. Eso significa que el motor seguirá ofreciendo una autonomía que irá desde los 480 kilómetros de distancia en su variante más exclusiva, hasta los 250 kilómetros en el acabado más básico. La velocidad máxima, por su parte, se sitúa en los 200 km/h, una cifra bastante razonable para un vehículo eléctrico, mientras que para alcanzar los 100 km/h tan sólo necesitará 6 segundos. Con estas credenciales, no es de extrañar que ya hayan llegado a las 4.600 reservas (en firme, pues cada una ha tenido que soltar $5.000)... y eso que el modelo todavía no ha sido presentado en su versión definitiva de producción.

Vía: Autoblog