Hoy en día, prácticamente todas las marcas generalistas cuentan con algún que otro coche eléctrico entre su repertorio. En algunas de ellas tan sólo de trata de proyectos que en la mayoría de los casos ni siquiera han empezado a desarrollarse; otras marcas, por su parte, parece que han hecho los deberes, con propuestas a punto de convertirse en realidad; finalmente está el pequeño y reducido grupo de fabricantes que ya cuentan con modelos eléctricos circulando por las calles (caso del Smart ForTwo EV, por ejemplo). No obstante, en líneas generales, podríamos decir, sin miedo a equivocarnos, que este tipo de tecnología todavía se encuentra en pañales; de ahí que muchas marcas no escatimen esfuerzos para que se siga hablando de ellas...

Este es el caso del Peugeot EX1, un concept car que difícilmente veremos convertido en modelo de producción. A pesar de este pequeño e intrascendente detalle, en Peugeot no han dudado en enviarlo al Nürburgring para tratar de arrebatarle el récord de vuelta (para vehículos eléctricos, se entiende) al Mini E Racer. Teniendo en cuenta que el utilitario alemán logró parar el crono en 9:51 (una vuelta bastante mediocre, si la comparamos con modelos similares movidos a gasolina), no parecía una misión particularmente difícil para el biplaza del grupo PSA. Y, evidentemente, así fue: el EX1 se ha convertido en el coche eléctrico más rápido en rodar alrededor del Nürburgring. ¿El crono? 9:01.338.

Cierto es que tampoco es un tiempo como para tirar cohetes. Más si tenemos en cuenta las características técnicas del Peugeot EX1: se trata de un deportivo totalmente eléctrico, movido por un motor capaz de rendir 340 caballos de potencia y un par de 480 Nm. Con un peso de tan sólo 750 kilos, no es de extrañar que sea capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 3,5 segundos. No obstante, y a pesar de los impresionantes números del EX1, la vuelta rápida se completó a una velocidad media de 138,3 km/h. Nada del otro mundo si lo comparamos con los tiempos del Pagani Zonda, el Radical SR8LM o el Dodge Viper ACR. Si bajamos a un nivel un poco más terrenal, tenemos los tiempos del Fiat Grande Punto Abarth EsseEsse (9:09) o el Mini Cooper S (9:31), superiores en ambos casos a los del biplaza francés.

La razón de que un coche que pesa 750 kilos y rinde 340 caballos no baje de los nueve minutos hay que buscarla en los propios motores eléctricos que utiliza, los cuales han de limitar la velocidad a la que giran las ruedas para que el propulsor no explote por los aires debido a las exigencias que implica un uso intensivo en circuito. Apuesto a que con un motor de 240 caballos de gasolina y ninguna limitación en este sentido, este coche hubiese bajado tranquilamente ese tiempo... sin descartar un "siete alto". De momento no hay video disponible, aunque es de esperar que Peugeot lo publique en breve. Estaremos atentos...

Vía: World Car Fans