Hay cosas que no logro entender. Si el conductor medio norteamericano se caracteriza por una cosa (y que conste que normalmente no me gusta generalizar), es por su predilección por las cajas de cambio automáticas. Ha sido siempre así y, a día de hoy, con la proliferación de cambios manuales robotizados y de doble embrague que existe en la actualidad, tampoco creo que vaya a cambiar en el futuro. Europa, por contra, siempre se ha decantado más por cambios manuales, una tendencia que poco a poco ha ido cediendo terreno frente a los citados cambios con embrague (o doble embrague, según el caso) pilotado. Es por eso que el anuncio de que el nuevo BMW F10 M5 se comercializará en los Estados Unidos con cambio manual me resulta, si más no, bastante paradójico.

La nueva berlina bávara se lanzará al mercado con un cambio de doble embrague de siete relaciones. Únicamente en Norteamerica, no obstante, se podrá montar una caja de cambios manual en su lugar, un hecho que también pasaba con el M5 de la generación anterior. De hecho, a causa a los problemas que presentaba la caja SMG III en su uso diario, debido a la falta de tacto y brusquedad del embrague, la opción de serie en el mercado norteamericano era la manual de seis relaciones, por delante de la secuencial de siete. Ciertamente una paradoja, en vista de la tradición automovilística que hay a ambos lados del Atlántico.

La decisión que nos afecta un poco más, aunque sea por la cercanía del mercado en el que será ofrecida, es la supresión del límite de velocidad que habitualmente aplican los fabricantes alemanes, y que normalmente se sitúa en los 250 km/h (una velocidad más que suficiente para las autobahns alemanas. Esta opción sólo estará disponible en Alemania, un país que cuenta con una amplia red de autopistas sin límite de velocidad, aunque a cambio, el cliente interesado en delimitar su coche deberá asistir a un curso de conducción deportiva, impartido por la propia casa alemana.

La nueva velocidad máxima que tendrá el BMW F10 M5 se situará en los 305 km/h, una cifra de locos cuando hablamos de una berlina de lujo, con espacio para cinco ocupantes y un peso de casi dos toneladas. Asimismo, el poder conducir a estas velocidades también implica que el coche se adapte a sus nuevas prestaciones. En este sentido, los neumáticos serán reemplazados por unas gomas con un índice de velocidad ZR, aptas para circular habitualmente a más de 240 km/h. Al igual que pasa con la caja de cambios, se trata de un ofrecimiento que también estaba disponible en la generación anterior del M5, y que sirve para adaptar la berlina bávara a las particularidades de cada mercado. No resulta menos paradójico que, mientras que aquí nos limitan a circular a más de 110 km/h, en Alemania ofrezcan coches delimitados, capaces de circular a más de 300 km/h. Unos tanto y otros tan poco...

Sea lo que sea, parece que la fecha para la presentación del nuevo buque insignia de BMW será el 1 de abril. Aunque dado que en ese día los anglosajones celebran el April Fool (el Día de los Inocentes), esperaremos que llegue la fecha con una pizca de escepticismo, no sea que nos la quieran colar otra vez...

Vía: Autoblog | BMW Blog