Como siempre con este coche, los británicos son los que acaban disfrutando de ediciones únicas para el pequeño Ford Fiesta. Ya sean ediciones especiales o ediciones potenciadas, no suelen traspasar fronteras y nos quedamos todos con un palmo de narices, sobretodo con la actual generación del Fiesta. Ya el año pasado, también para Reino Unido, salió una edición S1600 que era más visual que otra cosa (la mecánica es la misma que la versión sport) cambiando las llantas y algunas partes de la carrocería. Esta edición Ford Fiesta S1600 era una edición limitada a 650 unidades.

Tuve la oportunidad de probar el actual Ford Fiesta en el Jarama hace ya un par de años, y me sorprendió lo bien que iba el chasis del coche (sobretodo en comparación con los antiguos chasis de hace 10 años), pero a día de hoy me sigue pareciendo que la versión Sport, con tan sólo 120cv se queda corta, y que hace falta una versión ST, o incluso una más radical, al estilo RS de antaño. Al leer el titular de la nota de prensa pensaba que esta podría ser la versión afortunada, pero nada más lejos de la realidad.

Tan sólo se trata de una evolución de la versión S1600 que ya salió en 2010, eso si, con el motor 1.6 Duratec potenciado hasta los 132cv. Se enorgullecen incluso de haber bajado el 0-100 de 9,9 a 8,2 segundos, pero es que tampoco son tiempos demasiado difíciles de bajar. Exteriormente se puede elegir en 2 colores, ambos con unas bandas que cruzan de punta a punta el coche, con unas llantas específicas de 17", un parachoques delantero nuevo, un kit de taloneras específicas que acaban en la trasera del coche con un nuevo alerón y un difusor.

En el interior encontramos cantidad de cuero, tanto en los asientos como en el volante o recubrimientos varios, así como algunas placas metálicas para dar ese toque de edición deportiva. De hecho, hablando de deportividad, en la nota de prensa dicen que con este modelo continúan con una tradición de 30 años de versiones deportivas del Ford Fiesta: XR2, XR2i, Si, RS y ST (debe ser que el RS Turbo no cuenta). En este punto permitidme que me ría; He conducido 3 de esos 5 modelos y no creo que este tenga lo que algunos de esos tenían.

El XR2i era un 1.6 con carburador que, aunque no estaba demasiado potenciado se hacía divertido de conducir. El Si ya era una versión 1.6 con inyección electrónica derivado del 1.8 del RS (mal denominado en España XR2i, mientras que se llamaba RS en Reino Unido) o del 2.0 del Ford Mondeo. Este Si tenía 90cv pero el coche pesaba 900 y poco kilos, lo que le hacía bastante ágil y fácil de conducir. El RS sin duda ha sido el que más sensaciones me ha transmitido. Poco más de 130cv en un chasis que no estaba a la altura, y un volante que tenía 4 vueltas y media entre topes lo dicen todo sobre como responde en carretera, pero aun así me encanta.

El último ST, aun teniendo 150cv parece bastante descafeinado, aunque creo que es por la curva de potencia del motor. En general no es mal coche, pero no termina de ser un producto redondo. Y de este modelo, el Ford Fiesta S1600, creo que se queda corto de potencia para el chasis que tiene el coche. Los verdaderos entusiastas del Fiesta están esperando su auténtico HotHatch, la versión deportiva de verdad en la que gastarse las 15,895 libras que cuesta (18.568 € ó 25.665 $) para tener sensaciones y prestaciones. Queremos una versión ST mínimo YA.

Vía: Autoblog