Hace unos meses os contamos que se estaba desarrollando un sistema autónomo de conducción en caravana para automóviles. Este sistema se llama SARTRE, formado por un grupo de varias empresas en la cual la más reconocida es Volvo, y aunque pueda parecer que hasta dentro de un futuro lejano no lo veremos, lo cierto es que ya han empezado con pruebas reales en carretera, aunque imagino que será en una cerrada al tráfico. La verdad es que no es para sorprenderse en exceso, ya que estas pruebas estaban programadas con antelación, y a tenor de lo que vemos en el siguiente vídeo van a seguir con su hoja de ruta.

Como ya vimos anteriormente, este sistema se basa en un vehículo guía que hace las funciones de una locomotora de tren. Este vehículo lleva unos dispositivos capaces de enviar y recibir datos a otros vehículos, que lanzan peticiones para añadirse o salirse del tren de carretera que se formará. Los conductores que quieran relajarse un rato mientras van conduciendo se unen a la fila de coches que se crea detrás del guía, y automáticamente su coche calculará la velocidad de crucero, la distancia de seguridad y la dirección que el coche debe seguir en todo momento. Esto puede incrementar la seguridad en carretera, así como mejorar la eficiencia y las emisiones de CO2, algo que sin duda beneficia a todos.

Sinceramente lo que más llama la atención es ver conducir al coche de manera automática bajo la desconfiada mirada del probador. Aun no estamos preparados para confiar nuestra seguridad física a un sistema automático de esa manera (aunque la gente no es consciente de la cantidad de sistemas automáticos que ya regulan nuestras vidas). Pero lo importante es que el sistema SARTRE de momento funciona bien, aunque sea con un sólo coche y el vehículo guía. Durante este año empezarán las pruebas con más coches en fila, e intentarán mejorar la velocidad de respuesta y la seguridad, a la vez que reducen el espacio entre vehículos. Dentro de poco seremos meros espectadores del paisaje si así lo deseamos.

Vía: MotorAuthority