Hoy en día, si una marca está en boca de todos, esa es Lotus. En un giro de 180º respecto a lo que estábamos acostumbrados, el fabricante británico presentó hasta cinco concept cars diferentes en el Salón de París, propuestas que iban desde el nuevo Lotus Esprit hasta un pequeño utilitario urbano. Entre ellos, uno de los que más atención recibió fue el Lotus Elite, un precioso coupe 2+2 de líneas elegantes, en la línea del Aston Martin DB9 o el Maserati GranTurismo. El motor es el mismo que podemos encontrar en el Lexus IS-F, un V8 5.0 con supercharger que rinde 611 caballos de potencia. No está mal como carta de presentación...

No obstante, con un peso por encima de los 1.600 kilos, el nuevo gran turismo de Hethel no acababa de encajar en una marca que se ha caracterizado siempre por el menos es más y la ligereza de sus modelos. La razón de este ligero sobrepeso la encontramos en su techo retráctil. En el vídeo que veréis después del salto podemos ver como el nuevo Lotus Elite cuenta con un techo rígido automatizado, en la línea del Ferrari California, que se despliega en muy pocos segundos. Una vez descapotado, la estilizada línea del Elite se acentúa todavía más si cabe, dando paso a un convertible de elegantes proporciones, y permitiendo a su vez que el afortunado conductor pueda disfrutar de su conducción a todos los niveles.

Con esta configuración de coupe-cabrio, el Elite apunta directamente a deportivos de renombre como el Ferrari California y al Aston Martin DB9 Volante, siendo un claro ejemplo del nuevo rumbo que quiere tomar el fabricante británico, hacia un segmento mucho más exclusivo y adinerado que el que actualmente compra sus Lotus Elise y Exige. ¿Será ésta una decisión acertada? Sólo el tiempo lo dirá, pero personalmente, creo que dar la espalda a la filosofía que te ha hecho llegar donde estás no ha de ser nada bueno.

Cierto es que los nuevos modelos de la marca son espectaculares, se mire como se mire, pero muchos de ellos, como el Eterne Hybrid Sedan, poco tienen que ver con la historia de la marca. Es un debate que, bien pensado, daría incluso para una nueva entrada.

Sea lo que sea, lo que sí es un hecho es que todavía tendremos que esperar hasta 2014 para poder ver este espectacular coupe por nuestras carreteras, año en el que el Lotus tiene previsto empezar su particular revolución.

Vía: Autoblog