Llegamos a la época de los 90, donde la fibra de carbono se empezó a extender entre las escuderías, la cual se usaba especialmente para la fabricación de los chasis monocasco, las ventajas de la fibra en referencia al aluminio, era que el compuesto de carbono protegía mejor de los golpes a los pilotos y era mucho más ligera.

Otra moda que llegó en esto época fue la de colocar las cámaras on board en los monoplazas, cosa que atrajo la atención de muchos más patrocinadores a parte de las marcas tabacaleras que ya poblaban el paddock.

Las mejoras en seguridad también fueron otro punto importante durante estos años, los accidentes de años atrás y los que estaban por venir acabarían por hacer que la FIA endureciera aún más la normativa en beneficio de la seguridad de los pilotos.

Williams se unió con Benetton y con la ayuda de los motores de Renault les trajo un dominio sobre la competición durante los años 1992 a 1997.

La FIA permitió volver a repostar durante las paradas en boxes, por lo que las estrategias de equipo volvían a los circuitos y se convertían en algo tan importante como la pericia del propio piloto.

La tecnología, muy presente en esta competición volvió a dar un gran salto, y proyectos que se habían iniciado durante los años 80 empezaron a ver la luz, Ferrari introdujo la caja de cambios semiautomática, Lotus presento su sistema de suspensión activa y Williams innovó con su sistema de control de tracción, todos estos avances contribuyeron a que los monoplazas alcanzaran velocidades más elevadas temporada tras temporada.

La FIA no quería que los pilotos tuvieran tantas ayudas electrónicas, pero su lucha era en vano, a la gente no le parecía importar, los ingleses no tenían problema alguno después de ver a Nigel Mansell ganar el título en 1992 después de intentarlo durante 10 años, a los franceses tampoco les parece importar mucho cuando ven a Alain Prost levantar su cuarto trofeo del campeonato en 1993, tanto Nigel como Prost consiguieron sus títulos a manos de un Williams.

1994 sé presentaba interesante, pero resultaría trágico, por un lado Ayrton Senna había ido a Williams a sustituir al retirado Prost y un joven alemán empezaba ganaba su primer campeonato con el equipo Benetton, se trataba de Michael Schumacher, McLaren había abandonado a Honda y ponía sus esperanzas en los nuevos motores de Peugeot y Ferrari esperaba resarcirse de las malas temporadas que habían hecho. 1994 pasó a la historia, por varios motivos.

Hacia cerca de ocho años que no ocurría un accidente fatal en la competición, desde 1986 cuando Elio de Angelis perdía la vida en unos entrenamientos en Paul Ricard, se habían visto accidente espectaculares, como los de Gerhard Berger y Nelson Piquet en Imola o en España el de Martin Donnelly, pero no se tuvo que lamentar nada grave.

La FIA quería poner un límite a los monoplazas, los cuales año tras año ganaba velocidad, se prohibieron los turbo, se eliminaron algunas ayudas electrónicas a los pilotos, se redujo el acho de las ruedas, pero la falsa creencia de que los coches eran seguros y protegían de sobre manera a los pilotos, acabó por cobrarse la vida de varios pilotos.

En el GP de San Marino, un grave accidente le provocó a Rubens Barrichello seria lesiones de las que afortunadamente se pudo recuperar, pero durante los entrenamientos, Roland Ratzenberger a los mandos de un Simtek S94 – Ford, sufría un brutal accidente a 300km/h en la curva Villeneuve, el alerón de su coche se desprendía a causa de un coche con su compañero David Brabham, lo cual produjo una pérdida de adherencia y el coche fue a golpear casi de freten con el muro de protección, Ratzenberger murió en el acto.

Pero el GP de San Marino aún deparaba una desgracia más, durante la carrera en la curva Tamburello, en la séptima vuelta el Williams Renault FW16 del piloto brasileño Ayrton Senna se estrellaba contra el muro a 216km/h y una de las barras de la suspensión se partía y atravesaba la visera del piloto, causándole graves fracturas en el cráneo.

Con la gente aún conmocionada por el fallecimiento de dos pilotos en una misma carrera, el austriaco Karl Wendlinger sufría otro aparatoso accidente durante los entrenamientos del GP de Mónaco, cuando su coche se accidentó en la curva Nouvelle Chicane y el piloto quedaba en coma.

Tras los graves accidentes las FIA decidió actuar rápidamente e introdujo importante cambios que incrementaran la seguridad de los pilotos.

Los coches deberían llevar una placa de madera para comprobar el desgaste y verificar la altura del coche, el combustible tendría que ser estándar, con lo que se prohibían las mezclas de bencenos y toluenos y las tomas de aire deberían ir agujereadas para reducir el efecto ariete y así reducir la potencia de los coches.

La FIA siguió introduciendo cambios preventivos con el fin de parar el incremento de velocidad de los coches, la cabina del piloto se incrementó, el tamaño de los alerones se limitó y los elemento aerodinámicos se redujeron, el chasis se estrechó, los motores pasaron de 3,5L a 3.0L.

También se introdujeron normativas para mejorar el espectáculo, una de ellas la veremos el año que viene de nuevo, se trata de la normativa del 107%, la cual se introdujo para evitar las amplias diferencias entre las escuderías grandes y pequeñas.

Los nuevos cambios trastornaron un poco la Fórmula 1, Benetton esta sancionada a menudo por incumplimiento de la normativa de regulación de la FIA, y eso le provocó serios problemas a Michael Schumacher para hacerse con el título.

En 1995 el agua volvía a su cauce, Schumacher conseguía su segundo título y Benetton su primer campeonato de constructores, venciendo con total tranquilidad a los Williams de Damon Hill y David Coulthard, ambas escuderías propulsadas por los motores invencibles de Renault.

En 1996 Jean Todt ficha para Ferrari a Michael Schumacher y Eddie Irvine con la intención de llevar al equipo a lo más alto, la FIA establece un espacio mayor para la cabina del piloto para proteger de mejor manera la cabeza del piloto, está medida redujo la visibilidad y contribuyó a que los accidentes fueran en aumento.

Damon Hill hizo una estupenda temporada que le llevó a alzarse con el campeonato de pilotos después de intentarlo durante 3 años.

Jacques Villeneuve, en 1997 ganaba para Williams el campeonato y se convertía en el cuarto piloto en ganar la F1 y la CART, esta temporada fue mucho más reñida que la anterior, Villeneuve no se hizo con el trofeo hasta la última carrera cuando en un enfrentamiento con Schumacher, el alemán se elimina a sí mismo al intentar echar sacara de la pista al canadiense, Schumacher fue penalizado con la retirada de todos los puntos y Villeneuve se hacía con el campeonato.

Ese mismo año, Renault anuncia su retirada de la F1 y es McLaren Mercedes quien aprovecha para obtener el título en 1998 gracias a Mika Häkkinen.

1999 nos trajo una dura pelea entre Häkkinen, Schumacher e Irvine, el alemán lideraba el campeonato cuando en Silverstone a causa de un accidente se fracturaba las piernas y se veía obligado a retirarse del mundial.

Su compañero Irvine peleo hasta al final, pero perdió en título por tan solo dos puntos ante Häkkinene, pero la alegría volvía a Ferrari que se habían hecho con el campeonato de constructores, título que no conseguían desde 1983.