Bentley Continental GT

Es muy probable que la mayoría de nosotros hayamos aprendido a conducir durante nuestra adolescencia. Y también es muy probable que hayamos aprendido en un modelo "económico". En mi caso aprendí en un VW Beetle o Escarabajo de 1969, un auto muy bueno en cuanto a eficiencia y economía, pero carente de cualquier tipo de equipamiento adicional.

Entenderán a qué me refiero cuando escribo acerca de la facilidad de conducir un auto bien equipado. Hay una diferencia abismal en la experiencia y seguridad entre manejar un auto barato y uno costoso.

En este caso hablaremos de seguridad, los autos más costosos incluyen bastantes sistemas de seguridad, tanto pasiva como activa, que no solamente mitigan peligros potenciales a la hora de conducir, obviamente, sino que también nos proporcionan una conducción más fácil. Enumeremos algunos ejemplos:

  • ABS (Anti-lock Brake System): Un sistema que evita que las ruedas se bloqueen reduciendo la presión de las pastillas sobre el disco en caso de un frenado rápido. Este sistema ayuda a detener el auto en distancias menores y facilita el manejo en pavimento mojado. Éste se encuentra prácticamente en todos los autos comerciales hoy en día, pero hay varias excepciones.

  • EBD o EBV (Electronic Brakeforce Distribution): Este sistema determina la fuerza de frenado que enviará a cada rueda para evitar la pérdida de control del auto.

  • ESC, ESP o DSC (Electronic Stability Control): Evita que el auto se patine y por ende se pierda el control, funciona enviando instrucciones de frenado a cada llanta para que el auto se dirija a donde el conductor quiere llevarlo. Algunas versiones de este sistema reducen potencia del motor hasta que se recupere el control.

  • TCS o ASR (Traction Control System): Aunque parecido al ESC, tiene otras funciones. Se enfoca sobretodo en prevenir la pérdida de adherencia cuando el conductor se excede en la aceleración del vehículo o cuando realiza un cambio brusco en la dirección, esto lo logra reduciendo la potencia que externa el motor.

  • Sistema de precolisión: Prepara el auto cuando un choque es inminente. Ente varios otros movimientos, tensa el cinturon de seguridad, sube los cristales, mueve el asiento a una posición más favorable o incluso aplica parcial o totalmente los frenos.

  • Control Autónomo de Crucero: Funcionando con laser o radar, este sistema mantiene una distancia prudente entre el auto que manejamos y el auto que se encuenta frente a nosotros.

  • Bolsas de aire: Aunque este equipo ya lo encontramos en la gran mayoría de los autos, los mejores sistemas incluyen bolsas de aire laterales, superiores, posteriores, de cortina y se ofrece esta protección a todos los pasajeros del vehículo.

Es evidente que aquél Escarabajo de 1969 no poseía ninguno de estos sistemas y en un par de ocasiones me hubiera gustado que los tuviera. Y aunque parezca que este auto no los tenía por su año de fabricación, hay muchos automóviles hoy en día que no los tienen.

¿Creen que sería mejor aprender a conducir en un auto que equipe estos elementos de seguridad?

Foto: Bentley Motors