¿Pero que es eso? ¿Se trata realmente de un híbrido o un coche casi avión? Pues más bien deberíamos catalogarlo como algo intermedio entre los dos, y es que se trata realmente de un coche híbrido que toma la tecnología de los aparatos hasta más aerodinámicos que existen (con perdón de los Fórmula 1), los aviones caza.

El B7 Hi-Speed está diseñado por Filip Tejszerski y ha sido concebido para volar sobre el asfalto, con unas prestaciones muy superiores a la de rivales directos como el Toyota Prius o Honda Insight, por lo que haréis bien al pensar que estamos ante un coche de momento difícilmente realizable. ¡Pero que demonios! Soñar todavía es gratis.

Su diseño es realmente bonito y espectacular, pero sobre todo es muy aerodinámico, muy ágil y extremadamente ligero, que unido a sus cuatro motores eléctricos situados en cada rueda, además de un potente V8 que usa GLP, le confieren unas características en principio sorprendentes, que quizás permita entender y diseñar tecnología híbrida con más prestaciones.

Todo en el B7 Hi-Speed Hybrid Concept hace gala de una gran inspiración en los aviones cazas, como podéis ver, situando (aunque parezca un monoplaza) a dos ocupantes en línea y no en paralelo como sucede en los vehículos convencionales, además de permitir regular el ángulo del alerón desde el interior. Tanta tecnología quizás tape otros elementos básicos, pero también presentes en el B7, como puede ser el ABS o el sistema electrónico de control de velocidad.

Vía: Behance