La empresa bávara anda con cambios drásticos en su estilo desde hace unos años. Nada tiene que ver el X5 con los Serie 7 o Serie 5. El Z4 no conserva nada del anterior y los nuevos concept de BMW apuntan hacia direcciones distintas. Parece que Adrian Van Hooydonk no termina de decidirse por un nuevo camino seguro que guíe a los alemanes -su fabuloso BMW Vision no es extrapolable a toda la marca- y están en la búsqueda de nuevos retos.

Cuando uno se fija en su última creación, el Serie 5, puede objetivar que es un buen -o mal- diseño, pero también salta a la vista que no es uno de esos modelos que crean tendencias y estoy seguro que su próxima generación poco tendrá que ver con el actual en ningún sentido.

Su equipo de diseño está explorando nuevos territorios en búsqueda de un futuro ideal o "puro" cómo ellos dicen. Materiales no convencionales nunca antes usados en un coche, romper tradicionalismos en sus lineas, formas, curvas, colores y proporciones así como conservar una parte más "humanada, inteligente y funcional" son las claves del camino que están siguiendo Adrian y los suyos. Artesanía sí, pero con sustancia.

Vía: BMW Blog