BMW ha desarrolla un nuevo sistema bautizado como Narrow-passage Assistant. El asistente mide constantemente el ancho de la calzada por la que circulamos y nos informa si tenemos espacio suficiente.

Este sistema, necesita de un láser -que funciona como escáner- en el frontal, sensores de ultrasonidos en los laterales y el ya conocido Head Up Display, donde se proyecta y representa toda la información necesaria de una forma cómoda para el conductor. El objetivo de este sistema, es evitar la distracción del conductor al no tener que ocupar sus sentidos en esta tarea y poder centrarse en el manejo del vehículo. Además, en caso de que nos estuviésemos acercando peligrosamente a un lateral, el conductor será advertido mediante un ligero movimiento de volante.

A priori, parece innecesario que alguien necesite un sistema parecido pues no resulta complicado saber por dónde podemos pasar con el coche y por dónde no. Sin embargo, la aplicación cobra protagonismo cuando algún conductor inexperto de un modelo aparatoso, como un X5 o Serie 7, se topa con una carretera reducida en ancho por obras, al que se le suma algún camión o vehículo aparcado de cualquier manera. También es útil en calles angostas, cuando circulamos por estrechas carreteras terciarias o nos topamos con otro vehículo en dirección contraria, o incluso si queremos utilizar un parking de los nuevos, cada vez más estrechos.

El novedoso sistema se encuentra todavía en fase de pruebas y el momento de su comercialización está por desvelar. En cualquier caso, si tenemos en cuenta que para su correcto funcionamiento necesitamos sensores de ultrasonidos, escáner laser y el HUP, tendríamos que desembolsar unos 6.000€ en su conjunto para darnos este caprichito. Que cada uno juzgue si le merece la pena o no.

Vía: BMW Blog