Si estás en México y eres dueño de un Pontiac G4 y G5, en los próximos días vas a recibir un llamado a revisión para que pases por el taller a solucionar un problema detectado en la dirección hidráulica. Según anunciaró la gente de GM de México, el motor deja de funcionar súbitamente, la dirección se endurece y resulta muy difícil controlar el coche, lo cual es una situación normal cuando se detiene el motor. Me pregunto si la falla será de la dirección o del propio motor ya que GM no explica detenidamente el problema.

Para los que tengan el dudoso honor de pasar por el taller, deberán perder alrededor de una hora y media en la reparación, el tiempo que según los de GM se tardará el arreglo del problema (mejor reserva unas tres horas, porque ya sabemos como se las gastan en los talleres oficiales). Por supuesto, será gratuita.

En cuanto a las unidades que tendrán que serán llamadas, estarán los Pontiac G4 modelos 2005 y 2006, y Pontiac G5 modelos 2007, 2008 y 2009.

El mismo llamado, se hará en EEUU, donde serán llevados al taller 1,3 millones de vehículos por la misma causa, entre ellos los Chevrolet Cobalt 2005-2010, el Pontiac G5 2007-2010, el Pontiac Pursuit 2005-2006 vendido en Canadá y el Pontiac G4 mexicano.

Vía: Terra México