Hoy traemos a este blog un posible restyled de un superdeportivo que ha llegado a las 4.000 unidades de producción, el Lamborghini Murcielago.

Esta propuesta fue creado por el italiano Mauro Lecchi, estudiante de la Escuela Politécnica de Diseño en el Master en Diseño de Transporte, junto con la colaboración de Lamborghini y el apoyo de Filippo Perini y Wolfgang Egger. Bajo mi punto de vista, de todas las presentadas, es la más acertada y la que mantiene con más claridad el ADN "Lambo": agresivo, masculino y de formas casi hirientes, igual que una flecha (mucho mejor que los "soft design" que últimamente se gasta Ferrari).

"La idea era no distorsionar el lenguaje formal propio de los modelos de la marca, sino hacer un rediseño sencillo y aún más agresivo de las líneas del modelo, a fin de crear una figura instantáneamente reconocible como un Lamborghini, incluso sin el logotipo de la marca sobre su chapa". Con estas premisas se propusieron una serie de ejercicios de estilo que nos ofrecen ahora estos resultados.

"El coche no es un ejercicio de estilo deliberadamente académico, como un fin en sí mismo. En realidad se propone como una búsqueda de formas futuristas nunca antes vistas. Es una interpretación lo más realista posible de un vehículo que aún debe ser vendido al público". El principal objetivo fue diseñar una línea diferente, pero conservando algunas características distintivas de los modelos de Gallardo y Reventón. En particular, las tomas de aire se volvieron hacia el exterior, mientras que los faros siguen el mismo desarrollo horizontal en la parte frontal del vehículo. Otro rasgo característico es la morfología del techo, con partes acristaladas que dejan ver el interior y el motor junto a otras cerradas. Para finalizar, una trasera de formas muy macizas y altas que dejarán pasmados a todos aquellos que tengan la futura suerte de poder ser adelantados por un modelo como éste.