Horacio_Pagani

La fascinante historia del diseñador y constructor de automóviles argentino Horacio Pagani será llevada a la gran pantalla por un grupo de cineastas de su país, Argentina.

En los últimos años, su firma automovilística Pagani, su vehículo Zonda y su persona fueron objeto de cientos de artículos, entrevistas, documentales, programas de TV, estudios de casos, investigaciones científicas, ponencias en congresos que dieron la vuelta al mundo. A su empresa de Modena, cada día llegan estudiantes, profesores, investigadores, empresarios, artistas y técnicos de las artes audiovisuales y de la comunicación para consultarlo sobre su singular historia, su día a día, sus hábitos de trabajo, sus proyectos y a interrogarlo sobre su visión del mundo de los autos y también sobre la vida.

Toda esta realidad que hoy vive Horacio Pagani, sumado a la gran red de concesionarios que su empresa viene construyendo, el reconocimiento que el Zonda se ganó por sus cualidades técnicas y estéticas y su presencia en los salones más glamorosos del mundo, lo ha colocado en un alto nivel de exposición internacional y lo han convertido en una figura de indudable prestigio. De ahí que el interés de los artistas por llevar su caso a la pantalla no sea una novedad. ¡Viva el séptimo arte y los buenos deportivos!

Horacio_Pagani2

El proyecto será llevado a cabo por el estudio de artes audiovisuales Digital Buró, de Rosario, y tiene un año para ser ejecutado. La película se exhibirá en el circuito comercial y se presentará en festivales internacionales, con la intención de ser vendida en el exterior. Su director será Arturo Marinho, de gran trayectoria en el medio.

Que la historia de Horacio Pagani es fascinante, ya nadie lo duda. Nacido en una pequeña ciudad que poco tiene que ver con los automóviles, y mucho menos con los superdeportivos, Horacio llegó por propio esfuerzo e inventiva a sentarse al lado de los grandes del automóvil, hasta el punto de que ya se lo compara con las figuras míticas del automovilismo mundial como Ettore Bugatti, por ejemplo.

Vía: Casilda