stirlingSpirit_resized

El reverendo escocés Robert Stirling nunca se hubiera imaginado, ni remotamente, que más de 150 años después de que creó su motor, hubiera sido parte de experimentos para crear un vehículo que pudiera moverse sin necesidad de combustibles fósiles. Y menos aún, que los experimentos fueran llevados adelante por la NASA.

La cuestión es que la NASA fue encargada por el gobierno norteamericano de entonces, hablamos de fines de los años 70´s, de crear un motor que pusiera fin a la dependencia de los combustibles extranjeros (lo mismo que ahora).

En aquellos días, la NASA estaba haciendo algunos ensayos con los motores Stirling. Los motores Stirling son motores térmicos, de ciclo cerrado (el combustible se puede volver a utilizar una y otra vez), que contraen y expanden gas, que puede ser helio, hidrógeno o nitrógeno. En la época de su invención, en 1816, fue ideado como una opción más segura al "peligroso" motor de vapor.

La ya desaparecida AMC (American Motors Corporation) tenía un contrato con la NASA, así que fue fácil conseguir el vehículo prototipo para instalar dicho motor Stirling. De hecho, la NASA motorizó a parte de su flota de coches con motores Stirling, siempre coches de la marca AMC, desde 1981. Se dice que hubo también algunos Ford convertidos, aunque no se sabe si era otro programa paralelo de la NASA, o de parte de Ford.

El programa fue eliminado del presupuesto de la NASA hasta hace unos pocos años. De los resultados obtenidos con el AMC Stirling se sabe poco, aunque parece que promediaron unos 10 u 11 L/100 Km de consumo sin usar gasolina.

Vía: Hemmings Auto Blogs

Más información: Motor Stirling