dsc_3469

Mucha potencia

Luego de una animosa y apasionada introducción a nuestra prueba del Challenger SRT8, toca hablar de los fierros; más específicamente de su motor. El V8 de 6.1 litros (6,059 cc) eroga nada menos que 317 kW (425 HP) y 569 Nm (420 lb-pie). Este monstruo cuenta con un cigüeñal forjado y pistones más livianos que otros motores V8 de Chrysler y las juntas son más robustas. El objetivo de destacar tal pedazo de metal, no es otro que celebrar lo que en realidad caracteriza al Challenger: su motor HEMI.

La denominación HEMI existe desde 1950 y describe la forma hemisférica de la parte superior de los cilindros de este V8. No obstante, el motor HEMI moderno no tiene la misma forma tan acentuadamente circular que el de hace 60 años; la parte superior de sus cámaras de combustión es mucho más plana, aunque aún conserva dos bujías por cada pistón.

Dicho esto, nuestra unidad de prueba de Challenger SRT8 acoplaba una transmisión automática (de cinco marchas) al 6.1 litros. Su funcionamiento es excelente para el motor. Si bien no se trata de la transmisión más rápida en lo que a velocidad entre cambios se refiere, la pausa en el poder entre una marcha y otra se compensa bastante bien con los 569 Nm de par motor.

Todo lo anterior puede traducirse en unas cualidades dinámicas de miedo. El 0 a 100 km/h puede hacerse en 5 segundos y su velocidad máxima ronda los 250 km/h. Todo este poder y masa (recordemos que pesa casi 1,900 kilogramos) pueden ser controlados gracias a unos frenos con mordazas Brembo de cuatro pistones en las cuatro ruedas y discos ventilados y ranurados de 360 mm adelante y sólo ventilados de 350 mm atrás.

Pero recordando que las cualidades dinámicas de este muscle car no son lo más importante (su masa no le permite ser rápido en los cambios de apoyo por caminos con muchas curvas, lo que nos hace ir menos agresivos con el pedal del gas), me permití grabar un pequeño clip de video de lo que el HEMI hace muy bien:

Espero que lo hayan disfrutado tanto como yo y al mismo tiempo espero que las peticiones de 'maltrato' hayan quedado cubiertas.