Los métodos usados para reducir la velocidad de los vehículos de una vía son múltiples y variados, desde radares, semáforos que se ponen en rojo, bandas rugosas hasta los badenes "de seguridad".

Estos últimos resultan especialmente molestos, sobre todo si son continuados. Se trata de unos elementos sobreelevados de la calzada cuya intención es que los vehículos no sobrepasen la velocidad límite, pero con eficacia desmedida. Es un elemento que incordia a los conductores día tras día, aunque se respete la velocidad de la vía. Los diseñadores Jae-yun Kim y Jong-Su Lee se han puesto manos a la obra y han diseñado un nuevo sistema de badenes inteligentes, que se retraen si el vehículo circula a una velocidad adecuada, pero que se levantan si la conducción no es la apropiada para la vía.

Se sirven de un detector de velocidad para saber a la velocidad que va el vehículo y si sobrepasan el límite establecido, aparecen sobre la vía y "castigan" al conductor. Al mismo tiempo ayudan a reducir la contaminación y aumentar la eficiencia energética acusada por las deceleraciones y aceleraciones sufridas por los vehículos con los actuales sistemas ya que, ¿quién es capaz de pasarlos a 30 sin destrozar las suspensiones y las cervicales?

Enlace: Speed Bumps That Flatten for Slow Speeds