En la última entrega de los Thatcham Security Awards, que se entregaron en Londres a principios de año, Audi y Citroen se llevaron el gato al agua por ser las marcas de automóviles que más dificultan el "trabajo" de los ladrones de coches, por delante de Volvo y Volkswagen.

Aunque el responsable del estudio, Mike Briggs, afirmó que Audi (con 3 modelos premiados) era el fabricante con mejores sistemas de seguridad, lo cierto es que Citroen fue la marca más laureada, con 4 modelos.

Audi obtuvo la victoria con el TT en la categoría de cabrios, con el Q7 entre los SUV grandes y con el S8 entre los coches de altas prestaciones.

Citroen obtuvo el galardón en los utilitarios (C3), los compactos (C4), los monovolúmenes compactos (nuevamente el C4) y en las berlinas de clase alta (C6).

Los otros modelos premiados fueron el Peugeot 407, el Lexus IS, Ford S-Max, Nissan X-Trail y la Clase S de Mercedes.

El estudio pone de manifiesto los avances de los constructores en este apartado de seguridad, valorando elementos como el bloqueo de la dirección, sistemas de alarma, inmovilizadores electrónicos y sistemas de identificación del vehículo.

Aunque somos muchos los que pensamos que robar un coche sigue siendo una tarea demasiado fácil. Sin embargo, ningún fabricantes se ha atrevido con este método.