El 7 de abril de 1947, moría un personaje que tuvo mucho que ver con la popularidad de la cual goza el automóvil hoy en día, que revolucionó la idea de la cadena de producción en el mundo y la publicidad masiva de coches en periódicos y revistas.

Se trata de Henry Ford, quién construyó un imperio valuado en 188 mil millones de dólares, a cifras de 2008; que popularizó tanto el automóvil, que en algún momento de 1932 fabricaba un tercio de todos los coches en circulación del mundo y que creó la idea de la cadena de producción en masa, con el Ford T.

Sin embargo, Henry Ford fue tambien controversial al ser un admirador de Adolf Hitler, siendo la admiración mutua entre ambos personajes, al punto de ser galardonado en la Alemania nazi con la máxima condecoración que se le imponía a los extranjeros: la gran cruz del águila alemana.

Tampoco son muy conocidas sus manías de tener un control estricto y total sobre todos sus trabajadores, aunque pagaba a cada uno el salario más alto de la época (5 dólares por día).

El verdadero progreso es el que pone la tecnología al alcance de todos.

Henry Ford