img_74.jpg
El Bugatti Veyron (407 km/h) ya es el antiguo rey de la velocidad, ya que tenemos un nuevo contendiente en el campo de velocidad máxima y no sólo que ha igualado al producto italiano francés, sino que lo superó.

La gente de Shelby Supercars (SCC) fue muy insistente y esa insistencia tuvo su premio. Después de varios intentos en los últimos meses, el Ultimate Aero promedió 411 km/h para el Guinness World Records, en el apartado de récord de velocidad de vehículos de producción y cumpliendo con las dos corridas que Guinness exige para homologar la prueba.

Todavía falta por ver si la amenaza del Porsche 911 de 9ff de 900 caballos se hará realidad de superar al Veyron; el único problema es que ahora las apuestas han subido y el tope semi-oficial es de 411 km/h...