Me dan escalofrios solo de verlos. Estos operarios chinos trabajan fabricando piezas de metal, sin ningún tipo de protección (ni guantes, ni cascos, ni gafas,...) y con la particularidad de que ellos están ¡sentados dentro de la prensa!

Una prensa de ese tamaño puede generar presiones de muchos cientos (quizá miles) de kilos, suficientes para moldear los trozos de chapa con la facilidad que se ve en las imágenes. No quiero ni pensar lo que le puede hacer a una mano, una pierna o la cabeza de alguno de esto
pobres esclavos proletarios.

No sé si las piezas metálicas están destinadas a formar parte de un coche chino, pero de ser así, les va a costar mucho convencerme para que les compre uno. Por muy bueno, bonito y barato que sea.