Ford-Escape2004.JPG

En noviembre ya comentábamos que la NTHSA (Agencia Nacional para la Seguridad del Tráfico de Estados Unidos) estaba investigando al Ford Escape (y su clon, el Mazda Tribute) por unos extraños incendios que se iniciaron en el vano motor (por aquél entonces eran ocho casos).

Tras las conclusiones del estudio, y más de medio centenar de incendios registrados, la Agencia ha obligado a Ford a llamar a revisión a medio millón (520.000) de Ford Escape fabricados entre 2001 y 2004 para solucionar el problema de corrosión que afecta a la centralita del ABS, que es donde parece ser que se inician las llamas.

La causa se achaca una junta que, o bien es defectuosa o simplemente no fue instalada. De los ejemplares afectados, 445.000 circulan por Estados Unidos, 75.000 se encuentran sobre todo en Canadá y México, y solo unas decenas en el continente europeo.