Este video no es una comparación directa de estos dos super-deportivos, pero se puede ver un vistazo al manejo de un Ferrari F40 doble turbo 3 litros V8, contra los más que poderosos 1000 caballos, 8 litros y 16 cilindros con cuatro turbos del Bugatti Veyron. Si bien el piloto del Bugatti no puede acelerar mucho porque no tiene suficiente espacio para acelerar la bestia, el Ferrari va un poco más alegre en velocidad aunque con condiciones de tráfico más favorables. El sonido de los motores, una auténtica belleza.

(Vía: German Car Blog)