ford_escape.jpg

La Agencia Nacional para la Seguridad del Tráfico de Estados Unidos (NHTSA) ha abierto una investigación a raíz de las reclamaciones recibidas sobre los incendios ocurridos en el motor de los modelos Ford Escape y Mazda Tribute.

La investigación abarca más de 600.000 todoterrenos correspondientes a los modelos entre los años 2001 y 2003. La NHTSA explicó que ha recibido ocho quejas sobre otros tantos casos en los que se ha producido fuego en el motor, alrededor del módulo de control electrónico del sistema antibloqueo de los frenos.

tribute.jpg

Una portavoz de Ford explicó que la empresa no tiene conocimiento de que se hayan producido heridos en relación con estos casos, y añadió que la corporación está cooperando plenamente con la investigación de la agencia. "En estos momentos, es muy pronto para especular sobre las conclusiones", añadió.

Tanto Ford como la NHTSA precisaron que la investigación no está relacionada con otra abierta hace dos años en relación con los incendios generados en algunos modelos de la marca del óvalo por un problema en el control de la velocidad. Tras aquella investigación, el grupo llamó a revisión 5,8 millones de vehículos entre 2005 y 2006.

La NHTSA puntualizó que en cinco de los ocho reclamaciones presentadas, los propietarios de los automóviles indicaron que los incendios se produjeron una vez que el todoterreno había sido aparcado.