e85-percent-ethanol-nevc-500.jpg
Todo el mundo sabe los beneficios que trae aparejado usar etanol E85: las menores emisiones de dióxido de carbono y dióxido de azufre y por ende una disminución de la contaminación ambiental, sobre todo en las grandes ciudades.

Pero nadie se ha acordado de los prejuicios que trae aparejado la producción masiva de etanol. Como dato, en el año 2003 había unos 637 millones de vehículos en todo el mundo -sin contar las motocicletas- y suponiendo que para 2020 todos los vehículos en el mundo circulen usando etanol, -como la tendencia nos quiere vender- y con el dato incierto de la cantidad de vehículos que existirán para ese entonces, prácticamente no alcanzaría la totalidad de la tierra cultivable en el mundo para la producción en masa de dicho combustible, amentando la deforestación indiscriminada como ya pasa en Brasil y el calentamiento global.

A más datos: en EEUU existen 46 plantas de etanol, más de 100 en Brasil proyectadas para el 2011 (actualmente es el primer productor mundial) y se espera que para el 2013 se cuadruplique el uso de cereales para bio-combustibles, agregando las plantas que se construirán en Europa, el resto de América y Asia.

Por suerte, tenemos más combustibles alternativos como el gas, la electricidad o incluso la energía solar, algunos hasta gratis. El problema es que no harán ganar tanto dinero como el etanol...

(Vía: Alernet)